De igual forma, cuando ocurre un cambio en la posición de las mamas posterior a una mamoplastia de aumento, el procedimiento puede incluir la pexia mamaria con o sin recambio de los implantes.

Y por último, un selecto grupo de pacientes que se sometieron a aumento mamario con implantes en su juventud, y que por diferentes motivos como aumento de peso, desean retirarlos, pueden someterse a una mastopexia en la que se retire el exceso resultante de piel, para acomodar el busto y dar una forma al busto de un tamaño más pequeño.

El procedimiento tiene una duración aproximada de 2 a 4 horas y puede llevarse a cabo de forma ambulatoria o con una noche de hospitalización postoperatoria. Se realiza bajo anestesia general.

Al igual que en la reducción mamaria, existen varias técnicas diferentes para la pexia mamaria, con diferencias importantes en la extensión y localización de las incisiones, dependiendo del grado de caída del busto.

Las recomendaciones postoperatorias, recuperación, uso de brassiere, realización de ejercicio, etc., son similares a las de la mamoplastia de aumento. Dependiendo de la técnica utilizada puede o no haber dificultad para la lactancia, en un embarazo futuro.

Un cirujano plástico certificado es el único especialista que cuenta con los conocimientos, entrenamiento quirúrgico y experiencia necesarios para realizar este tipo de procedimientos bajo condiciones de máxima seguridad para el paciente.