busto caído

Elevación del Busto Caído.

Ya que las últimas aportaciones se han dedicado a la cirugía de la mama, incluyo ahora una discusión de la cirugía para reposicionar el busto caído y darle mayor tamaño cuando esto se requiere.

Esta cirugía lleva el nombre de MASTOPEXIA, y se diferencia del aumento mamario tradicional en que necesariamente requiere de más cortes de la piel para ajustar su tamaño, ya que hay una discrepancia entre ella, que es el continente en relación al contenido que es la glándula, así como reposicionar el complejo de la areola y pezón en su lugar, y acomodar los tejidos del busto para que la forma resultante de la cirugía sea más permanente.

Es una cirugía diseñada para pacientes que han tenido hijos, y como consecuencia de la lactancia han quedado más pequeñas de tamaño y por lo tanto el busto se ve “caído”, y de otro grupo de pacientes que han bajado de peso resultando también en un busto caído y más pequeño que antes de bajar de peso. Este descenso se llama PTOSIS.

Gracias al Dr. Regnault, se inició la clasificación de qué tan descendido se encuentra el pezón, que por definición debe ser el punto más prominente de la glándula, y es además el que define el centro de la misma.

La llamada PTOSIS GRADO I tiene una caída poco importante, y puede ser corregida con cortes limitados únicamente a la periferia de la areola, con dos fines principales: Subir moderadamente la posición del pezón, y ajustar el diámetro del mismo que con frecuencia es más grande de lo normal, quitando ese aspecto “juvenil” de las areolas más pequeñas.

Ya que únicamente deja una cicatriz alrededor de la areola, se llama PERIAREOLAR. Su ventaja evidente es que no deja otras cicatrices, pero al mismo tiempo tiene tres problemas fundamentales: primero, que al cerrarla, se deben hacer coincidir un corte grande con uno más pequeño, y necesariamente deja pliegues alrededor de la areola, que pueden permanecer por un lapso de 2 a 3 meses, segundo: que como la corrección del descenso del pezón es en sentido “concéntrico”, tiende a dejar mamas achatadas hacia el centro, lo cual no es del gusto de muchas pacientes. Para compensar esto, muchos cirujanos introducen prótesis redondas que contrarresten este aplanamiento central.  Y tercero, que debe dejarse un hilo grueso manteniendo el diámetro de la areola para evitar que con el tiempo se vaya venciendo por los movimientos y la gravedad, dando como resultado una areola grande y poco estética.

Ponemos a continuación un ejemplo de mastopexia periareolar sin prótesis, como corrección de una Ptosis GI, en una condición que se llama mama tuberosa. Nótese el ascenso del complejo de la areola y pezón, pero con el “aplanamiento” central del busto resultante.

Este es un ejemplo de mastopexia periareolar, con la aplicación de prótesis mamarias.

Cuando el descenso o ptosis de la glándula se encuentra a nivel del surco mamario, o poco por debajo de él, la denominamos PTOSIS GRADO II, y evidentemente el ascenso del complejo de la areola y pezón a su posición normal debe ser mayor. El excedente de piel en sentido vertical también es mayor, y por lo tanto, la corrección tendrá que ser quitando un poco más de piel. A la resección periareolar se le agrega un ajuste en sentido vertical, lo cual deja una cicatriz también vertical, y ocasionalmente un ajuste en sentido horizontal que es pequeño. Esto es lo que llamamos una MASTOPEXIA VERTICAL, y a la misma se puede o no aplicar prótesis para dar mayor relleno y volúmen a la glándula.

Por último, la PTOSIS GIII, es aquella en que la posición de la areola y pezón están muy bajas y por lo tanto el exceso de piel en sentido vertical es mucho. La única corrección posible es con lo que llamamos la T INVERTIDA por ser una “T” de cabeza. Las pacientes con frecuencia la llaman “el ancla”, porque las cicatrices semejan esa figura. Puede hacerse con algunos cortes internos a la glándula, formando un rectángulo de la misma que después se introduce por la parte de atrás para dar relleno a la parte alta que normalmente está muy vacía (Técnica de Ribeiro), o puede darse mayor volumen introduciendo prótesis a través de estos mismos cortes.

El principal problema que esta técnica presenta es por supuesto la presencia de las cicatrices vertical y horizontal que conforman la T. Durante el periodo de cicatrización, es relativamente común que existan pequeñas separaciones (dehiscencias) de la unión de la T, que se resuelven solas con curaciones.

mamoplastia

En la clasificación de Regnault existe otro apartado en el que la posición de la areola y el pezón son normales, pero en la que existe una especie de rotación de la glándula, que se cae por debajo del pezón, dando la apariencia de que este ve hacia arriba. La porción más superior de la glándula está vacía porque casi todo su contenido ha migrado hacia abajo, dando un relleno excedente en los cuadrantes de abajo. Esta condición se llama PSEUDOPTOSIS, y también se corrige con cortes en T invertida, acomodando el tejido mamario por dentro para suspenderlo, o aplicando prótesis que den el relleno que se necesita en la porción superior para eliminar el busto caído

Como ven, es un grupo de pacientes en el que deben hacerse algunos cortes a la piel que permitan reposicionar  el tejido glandular a su posición ideal. SIEMPRE DEBE HACERSE UNA MASTOPEXIA cuando el busto está caído. La idea mal difundida que con unas prótesis grandes puede corregirse dicha caída es FALSA. Este tipo de mamas con prótesis únicamente se siguen viendo caídas, pero más grandes.

Esta publicación intenta aportar información para las pacientes de la cirugía para reposicionar el busto caído y darle un mayor tamaño cuando esto se requiere.

Dr. Armando G. Apellániz