Existen dos grandes grupos de pacientes que se someten a cirugía de aumento mamario o aumento de su busto.

Un primer grupo dominado por pacientes habitualmente jóvenes, en quienes el desarrollo de sus glándulas no ha alcanzado el volúmen que ellas desean. Normalmente  usan brasier con copas pequeñas (AA, A o B sin llenarla),  son delgadas, y su deseo es alcanzar mayor volúmen para tener más armonía  entre la parte alta de su cuerpo en relación a su cadera. Desean poder usar ropa entallada que por lo regular evitan ya que las hace conscientes de su poco volumen, son desde luego candidatas a la aplicación de un aumento mamario.

A este grupo le llamamos HIPOPLASIA MAMARIA. Es importante distinguirlo, porque poseen una areola y pezón pequeños, una glándula muy firme. Frecuentemente asocian pequeñas tumoraciones dolorosas en las porciones laterales de la glándula que se congestionan y aumentan su sensibilidad en los días previos a la menstruación*. Ya que por lo regular son jóvenes que no han tenido variaciones importantes de peso ni han tenido embarazos, su piel es firme y muy ocasionalmente presentan estrías laterales en respuesta al crecimiento del busto.

Estas chicas son casos ideales para el aumento del busto mediante la aplicación de prótesis mamarias. Debido a la firmeza de sus tejidos glandulares y de la piel, no les aconsejo introducir volúmenes de implantes muy grandes, ya que las prótesis quedarán “apretadas”, les recomiendo quedar en una “copa B llena” o “C no muy llena”. La insistencia en introducir prótesis muy grandes, puede terminar por formar estrías secundarias al rápido aumento en el tamaño del busto debido a la cirugía, y por otro lado pueden quedar pliegues de la prótesis que posteriormente se tocarán a través de la piel, ya que una protesis grande en un espacio reducido y no complaciente, tenderá a doblarse.

Fig. 1. Paciente con HIPOPLASIA mamaria. Incisión en surco submamario

aumento-mamario-14Quise distinguirlas como un grupo especial, porque en su mayoría son pacientes que no han tenido embarazos. La indicación para su cirugía es poder vestir ropa juvenil, habitualmente entallada y mejorar su autoestima llevando su cuerpo a una mejor proporción.

Ya que no han tenido embarazos y desean en el futuro poder tener hijos y amamantar, yo les recomiendo el acceso a través de una incisión en el surco o pliegue mamario. La introducción de los implantes por esta vía nos permite rechazar la glándula hacia arriba, separandola del músculo pectoral o levantando también el músculo junto con la glándula sin tener que hacer cortes o modificaciones de ella. Con este acceso se garantiza que en el futuro podrán amamantar sin ningún problema. La herida producida con los volúmenes de prótesis descritos, no debe sobrepasar los 4 centímetros, y es muy bien aceptada por las pacientes a largo plazo.

El segundo grupo de pacientes que buscan hacerse un aumento mamario son aquellas que pertenecen a una edad más avanzada, y que ya han sido madres y han amamantado. En su mayoría describen haber tenido un busto cuyo tamaño les agradaba por lo que no buscaron hacerse la cirugía más temprano. Sin embargo, después de haber tenido sus hijos, su busto se ha reducido de tamaño, quedando “vacío” en sus cuadrantes superiores. A pesar de tenerlo en su sitio, desean regresar al volúmen que tenían antes de los embarazos, y en ocasiones:  “un poco más, aprovechando que me voy a operar…” Este segundo grupo tiene el diagnóstico de HIPOTROFIA MAMARIA, es decir, tuvieron un desarrollo normal y suficiente de su busto, pero se ha reducido después de los embarazos.

El embarazo les produjo un incremento en el tamaño de su busto, que continuó durante la lactancia, pero una vez terminado este ciclo se redujo en gran medida. Esta característica nos ha creado una envoltura cutánea más laxa, ya que la piel dió de sí por el aumento de volumen durante la lactancia. Por lo regular tienen algunas estrías y si ese es su deseo, pueden ponerse prótesis de mayor tamaño que las chicas del grupo anterior, ya que la cubierta de piel y glándula que quedarán por encima del implante así lo permiten. Curiosamente no siempre es el caso, ya que su deseo es regresar al tamaño que tenían antes del embarazo.

Fig.2. Paciente con HIPOTROFIA mamaria. Incisión periareolar.

aumento-mamario-15Estas pacientes han terminado de tener hijos, no existe contraindicación alguna en introducir las prótesis a través de incisiones que rodean la areola (llamadas por la misma razón: periareolares). A pesar que es necesario realizar cortes en la glándula para alcanzar el sitio donde se colocará el implante, la desfuncionalización resultante de la misma por seccionar conductos de leche, no tienen implicación alguna..

Para ambos grupos de pacientes, la posición de la prótesis por encima o por debajo del músculo dependerá más de lo que llamamos: la “prueba del pellizco”. Si en los cuadrantes superiores se puede pellizcar piel con un grosor que supera los 2.0 centímetros, consideramos que tiene suficiente espesor de tejidos blandos para cubrir y  “camuflagear” la presencia de la prótesis por el aumento mamario. En estos casos, se puede perfectamente colocar la misma por encima del músculo. En sentido contrario, si el grosor del pellizco no supera los 2.0 centímetros, el contorno de la prótesis puede verse, y se considera que al  colocarla por debajo del músculo quedará más oculta para dar un resultado más natural.

Fig. 3. Implantes colocados por encima del músculo en una paciente muy delgada. Ya que no tiene suficiente cobertura glandular, el contorno del implante es aparente.

aumento-mamario-11La diferencia entre colocar la prótesis por debajo ó encima del músculo básicamente tiene ésta como única indicación absoluta. Otras relativas son que por debajo del músculo la “contractura capsular” tiende a ser menor, y por supuesto, la preferencia personal de cirujano o  la paciente.

La cirugía de aumento mamario o aumento del busto continúa siendo de las más satisfactorias de la especialidad. Los resultados generalmente son muy buenos y la paciente queda satisfecha en un alto porcentaje, normalmente con una tasa muy baja de complicaciones.

Debes considerar con tu cirujano durante la consulta de primera vez los siguientes factores:

  • Cuáles el volumen que tú naturalmente tienes, para que una vez sumado al volumen de las prótesis  del aumento mamario puedas definir en qué copa de brasier quedarás.  
  • De acuerdo a lo descrito anteriormente, cuál es la vía de acceso para colocarlos: en surco inframamario o periareolar.
  • Si al realizar la prueba del pellizco, tu cirujano considera que tienes suficiente tejido para poder colocar las prótesis arriba del músculo o por debajo del mismo.
  • Cuáles son las potenciales complicaciones de una u otra vía de acceso y por el procedimiento en sí mismo.
  • Los beneficios de cada implante en particular: forma, superficie (lisa o texturizada), amplitud de la base y proyección. De estos factores hablaremos en la próxima entrega.

Esta publicación trata de clarificar a pacientes y prospectos aspectos relacionados con el procedimiento de aumento mamario o aumento de busto, si tienes alguna pregunta, no dudes en enviar tus comentarios. Los estaré esperando.

Dr. Armando G. Apellániz